Cómo tratas a tus empleados leales determina tu futuro

De acuerdo con Harvard Business Review, 2 de cada 5 gerentes fracasan en sus primeros 18 meses.

La razón principal es la salida o desmotivación de sus mejores empleados.

Sí, “la gente no abandona las empresas, renuncia a sus jefes”.

Todo el mundo sabe eso, incluidos esos jefes.

Entonces, ¿por qué no impiden que sus mejores personas se vayan?

1. Piensan que todos son reemplazables como guantes.

Nadie puede ser reemplazado, solo puede ser logrado. No solo todos son únicos y tienen una perspectiva única, sino que, cuando un buen empleado renuncia, se van: conocimiento institucional, contactos clave y relaciones con clientes y partes interesadas.

¡Los empleados leales no son mercancías!

2. Ven a las mejores personas como una amenaza para su propia posición. La inseguridad es tan mala como la ignorancia.

El secreto de mi éxito era contratar siempre personas más inteligentes que yo. En mi caso siempre fue fácil.

Ninguna persona debe ser promovida a una gerencia que sea tan insegura que preferiría ver a sus mejores personas fracasar en lugar de poner en peligro su propia posición.

3. Son arrogantes y desprecian a los demás. No importa lo que hagas nunca es suficiente.

Ninguna persona debe ser promovida a la gerencia que menosprecia a otras personas.

La arrogancia es peor que la ignorancia.

En lugar de arrogancia e inseguridad, intentemos: apreciación, motivación, empoderamiento, visión, energía positiva.

¿Estás de acuerdo?

Amor Propio

“Me desperté en la mañana y tuve unos momentos difíciles durante un rato”, dijo un hombre en recuperación. “Luego me di cuenta de que eso se debía a que no me estaba gustando mucho a mí mismo”. La gente que está en recuperación a menudo dice: “Simplemente no me gusto a mí misma ¿Cuándo empezaré a gustarme?”.
La respuesta es: empieza ahora. Podemos aprender a ser amables, amorosos y cariñosos con nosotros mismos. De todas las conductas de recuperación que estamos luchando por lograr, amarnos a nosotros mismos puede ser la más difícil y la más importante. Si habitualmente somos duros y críticos con nosotros mismos, aprender a ser amables puede requerir de un delicado esfuerzo.
¡Pero qué valiosa aventura!
Al no gustarnos a nosotros mismos, podemos estar perpetuando el desprecio, el abandono o el abuso que recibimos durante la niñez por parte de la gente importante en nuestra vida. No nos gustó lo que sucedió entonces, pero nos descubrimos copiando a aquellos que nos maltrataron al tratarnos mal a nosotros mismos.
Podemos detener ese patrón. Podemos empezar a darnos el tratamiento amoroso, respetuoso, que merecemos.
En vez de criticarnos, podemos decirnos que nos hemos desempeñado suficientemente bien.
Podemos despertar por la mañana y decirnos que nos merecemos tener un día bueno.
Podemos hacer el compromiso de cuidar bien de nosotros mismos durante el día.
Podemos reconocer que somos merecedores de amor.
Podemos hacer cosas amorosas por nosotros mismos.
Podemos amar a otras personas y dejarlas que nos amen.
La gente que en verdad se ama a sí misma no se centra destructivamente en sí misma. No abusa de los demás. No deja de crecer y de cambiar. La gente que se ama bien a sí misma aprende a amar también a los demás. Continuamente crece para convertirse en
gente más sana, aprendiendo que colocó su amor en e
el lugar correcto.
“Hoy me amaré a mi mismo. Si caigo en el viejo patrón de no gustarme a mí mismo, encontraré una manera de salir de el.”

¡Maldito Facebook!

hola chicos que tal como están pues bueno ya estamos aquí estamos de vuelta con nuestro podcast estoy muy contento muy alegre porque mucha gente ya nos está empezando a escuchar en muchísimas plataformas estamos en YouTube estamos en Ivoox estamos en app el podcast estamos también en Google podcast ahí también me puedes encontrar y en los audios también nos estoy empezando a mediar a los grupos y sé que quise hacer…

Te comparto mis redes sociales

???? Facebook
http://www.facebook.com/juancarloscoach

???? Facebook Personal
http://www.facebook.com/lifecoachjuancarlos

???? Twitter

???? Youtube
http://www.youtube.com/juancarloscoach

???? Instagram
http://www.instagram.com/juancarloscoach

???? Spotify Playlist
http://www.juancarlos.coach/spotify/playlist

????Spotify Podcast
http://www.juancarlos.coach/spotify/podcast

????? Linkedin
https://www.linkedin.com/company/juan-carlos-coach

???? Apple Podcast
https://itunes.apple.com/mx/podcast/juan-carlos-coach/id1335782007

???? Y puedes ver tambien mi website
https://www.juancarlos.coach

Ahí vienen también todos mis métodos de contacto.

¿Te Atreves a Soñar?

Esta es tu línea de vida. Ahora estás en el presente. Has dejado atrás tu pasado, y por delante está tu futuro.

Si te preguntas a ti mismo cómo quieres que sea tu futuro, es fácil que tu repuesta sea: “No lo sé, no tengo ni idea. Lo que sí sé es lo que no quiero que me ocurra”.

Lo normal es que sepas decir lo que te gusta y lo que no te gusta de tu presente. Y si te paras a pensarlo, te des cuenta también de lo que te gustó y no te gustó de tu pasado. Sin embargo es más que probable que la incógnita de lo que deseas para tu futuro permanezca.

En general, desde pequeño, nos enseñan multitud de conocimientos pero no nos enseñan a confiar en nosotros mismos. Creer en ti y tener claro lo que quieres puede ser tildado por muchos de prepotencia.

“Hijo, lo que hay que hacer es trabajar duro, sacrificarte y aceptar tu destino. Soñar despierto es una pérdida de tiempo”.

Tampoco faltará quien te recuerde que eso es como el cuento de La Lechera. Curiosa fábula que alguien debió inventar para que los demás dejaran de soñar.

Una pena porque la forma de conseguir tu meta es soñar con lo que quieres, ponerle fecha de caducidad a tu sueño, y luego trabajar para alcanzarlo.

Te puede ir muy bien en el futuro. ¡Todo depende de lo que tú creas!

Lo primero que debes hacer es tomar conciencia de algunos sencillos conceptos, entenderlos y ponerlos en práctica.

Empecemos por la ZONA DE CONFORT. Ésta es la zona metafórica en la que estás cuando te mueves en un entorno que dominas. En ella las cosas te resultan conocidas y cómodas, sean éstas agradables o no.

Por ejemplo, estar atascados todos los días en el tráfico es estar dentro de tu zona de confort porque es lo que conoces.

Que tu jefe te machaque en la oficina es zona de confort porque es lo que conoces.

Que disfrutes o pelees con tu pareja es zona de confort porque es lo que conoces.

Tus hábitos, tus rutinas, tus habilidades, tus conocimientos, tus actitudes y tus comportamientos son también parte de tu zona de confort.

Alrededor de tu zona de confort está tu ZONA DE APRENDIZAJE. Ésta es la zona a la que sales para ampliar tu visión del mundo, y lo haces cuando aprendes nuevos idiomas, viajas a países desconocidos, tienes nuevas sensaciones, enriqueces tus puntos de vista, modificas tus hábitos, conoces otras culturas o te encuentras con nuevos clientes.

Es la zona donde observar, experimentar, parar, aprender. Hay personas a las que esto les apasiona, y por eso frecuentas su zona de aprendizaje.

En cambio a otras eso les asusta, y para evitarlo, se mueven únicamente dentro de su zona de confort. Salir de ella lo consideran un peligro.

Más allá de la zona de aprendizaje está la ZONA DE PÁNICO o la ZONA DE NO EXPERIENCIA.

Aquellos que no quieren que la transites, que suelen ser los que nunca salen, dicen que es la zona en la que pueden ocurrirte cosas gravísimas. Es como Finisterre, más allá se acaba el mundo. “No salgas, que va a ser terrible. ¿Y si te sale mal?”

Ya, pero ¿Y si me sale bien?

Esto último lo dicen sólo los que consideran que esta zona es en realidad la ZONA MÁGICA. La zona en la que te pueden ocurrir cosas maravillosas, que aún no conoces porque todavía no has estado allí. Es la zona de los grandes retos.

Hay personas que creen que si salen a la zona mágica no podrán volver atrás, que su zona de confort desaparece.

Esto es falso. Al salir lo que sucede es que extienden su zona de confort y aprendizaje, pero no significa que pierdes lo que tenías, significa que añades. El cambio es en realidad desarrollo. Esto podría parecer miedo a lo desconocido pero en realidad es miedo a perder lo que tienes, o aún pero, a perder lo que eres.

Lo siguiente que tendrás que tener en cuenta es la TENSIÓN EMOCIONAL y la TENSIÓN CREATIVA. Operan como dos fuerzas opuestas. La primera tirará de ti hacia tu zona de confort, y la segunda te hará avanzar hacia el exterior.

Para poder avanzar tendrás que conseguir que tu MOTIVACIÓN salga victoriosa frente a tus MIEDOS. Toca por tanto trabajar la tensión emocional y especialmente los miedos que provoca salir de la zona de confort.

Miedo al qué dirán. Miedo a fallar. Miedo al ridículo o a la vergüenza. Deberás reconocerlos y enfrentarlos.

¿Te preguntas cómo puedes hacerlo?

CREE EN TI.

Tú eres el protagonista de tu vida. Lo que tú no decidas, probablemente lo harán otros por ti.

Al gestionar correctamente tus miedos crecerá tu AUTOESTIMA, y eso te dará una nueva visión de la realidad llena de oportunidades. Así podrás elegir mejor tu objetivo, tener claro cuál es tu sueño, buscar un qué que te motive.

Luego compararás tu punto de partida con tu destino, y es fácil que sientas como si encogieras. Es normal, estarás tomando conciencia de lo que te falta por aprender.

Te será útil recordar tus orígenes, tus valores y tus principios, y que reflexiones sobre tu misión personal en la vida. Para ayudarte a mantener la tensión creativa y no ceder a la tensión emocional, será conveniente que pienses en tu VISIÓN PERSONAL. ¿Qué hay más allá de ese sueño? ¿Para qué quieres alcanzar ese sueño?

En cuanto transformes tus prejuicios limitantes, confíes en ti y en tu sueño, y entiendas por qué y para qué lo haces, habrá llegado el momento de pasar a la acción y dejar atrás tu zona de confort. Experimentarás el placer de aprender a perseguir tus sueños.

Puede que al principio te sientas poco competente y vulnerable, y pienses que es complicado. No pasa nada. Eres humano y no lo sabes todo, está aprendiendo. Enhorabuena, estás avanzando hacia tu sueño.

Lo que te falta para recuperar tu competencia es volver a tu zona de confort a por los recursos personales que sin duda tienes y que con las prisas olvidaste utilizar. Coge los necesarios. Ten paciencia con tu preparación. Confianza en tu objetivo. Prepara bien tu estrategia. Sé perseverante y positivo…

Y antes de lo que te imaginas, tu sueño se habrá hecho realidad.

¿Te atreves a soñar?